La capital carece de sitios para residuos de construcción: UNAM

Expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) calculan que sólo un 40 por ciento de los residuos de la construcción y demolición se dispone de manera adecuada, lo que causa problemas ambientales y de seguridad para los ciudadanos.

De acuerdo con estimaciones, en la Ciudad de México se generan diariamente siete mil toneladas de cascajo, es decir, más de la mitad del peso de los residuos sólidos de esta urbe, los cuales se calculan en 12 mil 600 toneladas diarias.

Por ello, a través de un convenio con la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (SECITI) de la Ciudad de México, un equipo interdisciplinario de la UNAM, integrado por topógrafos, geólogos, hidrólogos, ingenieros ambientales y especialistas en mecánica de suelos de Departamento de Ingeniería Sanitaria y Ambiental de la Facultad de Ingeniería, desarrollaron una metodología para localizar sitios de disposición final para residuos de la construcción y demolición, aplicando sistemas de información geográfica.

Los expertos, encabezados por el académico de dicha Facultad, Constantino Gutiérrez, también explicaron en un comunicado que en la ciudad no se cuenta con suficientes sitios autorizados de disposición, solo hay uno en la delegación Xochimilco, y una empresa privada en la delegación Iztapalapa, en donde se procesa apenas 3.0 por ciento de dichos desechos.

Como parte de la investigación de los universitarios, la cual tiene un avance de 75 por ciento, se analizaron, en colaboración con consultores externos, alrededor de 11 alternativas, de las cuales tres presentaron las mejores condiciones.

Posteriormente, con ayuda de sistemas de información geográfica y herramientas de análisis espacial y el uso de drones para levantar información del entorno físico, los universitarios localizaron un lugar idóneo al sur de la ciudad.

Y aunque no revelaron la ubicación exacta, señalaron que actualmente está ocupado por pastizales y tierras de cultivo temporales y adelantaron que tendrá en su fase constructiva un menor impacto ambiental y resultará más económico.

Su anteproyecto también considera que el sitio de disposición estará conformado por “celdas” de tres metros de altura que se irán formando a partir del material de desecho e incluye un centro integral de manejo de residuos.

El equipo de investigación reconoció que el cascajo puede interrumpir el paso del agua en una barranca y provocar inundaciones, escurrimientos, afectaciones a los ecosistemas de áreas naturales protegidas. –spc–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s